Dimes & Diretes.

(De dime y direte, formas del verbo decir). loc. sust. m. pl. Contestaciones, debates, altercaciones, réplicas entre dos o más personas.

Encantadoras historias biblicas no.1

_________

Hoy: Lot ó ¡viva la familia!

Bueno,  Dios mandó a dos ángeles a Sodoma para que vieran porque tanto revuelo –todo mundo hablaba de esa ciudad en aquellos días-, estos llegaron a la ciudad y como no había lugar en los hoteles –los cuartos estaban, obviamente, muy ocupados-, fueron a casa de Lot, este  los invito a cenar y después a dormir –Lot no sabía de hacer o ir a fiestas-, los ángeles ya se habían resignado a ir a la cama cuando de pronto, y por suerte, alguien toco a la puerta. Era la ciudad entera que, enterada  de los nuevos rostros del pueblo, decidió ir a darles la bienvenida –léase, “bien-venida” o” bienvenida” según convenga o antoje al lector-. Sea que trataran de ser solo amigables o “demasiado” amigables, los ángeles llamaron a Dios y le dijeron que aquí iba a haber acción y que no los esperara despierto. Dios, claro, hizo un berrinchote pues pudiendo verlo todo se dio cuenta que nadie lo invito al fiestón más grande que hubiera visto. ¿Qué hizo entonces? Fácil, era hora de decir: “se acabó la fiesta”.

Así entonces Dios, todo enojado, les tiro el teatrito a los sodomitas -¿o sodomenses?-. Nadie hace fiestas y no invita al todopoderoso. Mientras Dios les enseñaba a los sodomitas cómo se clausura un antro. Lot y su prole se alejaban del operativo divino, porque fueron los únicos que pasaron el alcoholímetro; Dios les advirtió que voltear a ver lo que pasaba era de mala suerte. La esposa de Lot siendo chismosa como ella sola, miró, y justo como Dios dijo que pasaría… se saló.

Lot, sin mujer, y aliviado de no vivir más en una ciudad que nunca dormía se fue a vivir a una cueva con sus dos hijas –así es-.  Luego entonces sin nada que hacer en ese lugar y con nada que leer que no fueran novelas post-apocalípticas y cuentos creacionistas… A las niñas les pasó lo que al Quijote con la caballería: “hay que repoblar el mundo”-pensaron.

–si, así es-.

Un par de tragos y que no hubiera partidos de futbol en la tele – y el hecho de que al libro de Dios nadie lo censura-, bastaron para hacer a Lot en un par de noches: todavía más papá; y así, así de paso abuelo, tío, yerno y hasta consuegro. Todo en menos de 3 minutos…

–así dice el libro, ¿yo qué? De hecho es peor en el libro*-.

La única forma de medio tratar de encontrarle un buen final a esta historia, a mi parecer, es que esta es la forma como la biblia explica la existencia de las tortugas ninja y los x-men.

La moraleja: … encuentren una si pueden.

*Léase el original (Génesis 19) y entiéndase como le venga en gana respetando los deseos del autor.

March 12,2010 at 4:56 pm | Encantadoras Historias | 1 comentario

One response to “Encantadoras historias biblicas no.1”

  1. Demian says:

    el enlace del verdadero camino.. denuevo

    http://nohaypederastiaenlaiglesia.blogspot.com/

    y te comparto mi ultima victoria nerd!
    busca en google
    “chingadera cuyo nombre no recuerdo”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

 
Extras

Template design and developed by Ryksz.
© 2010 Dimes & Diretes.
Feed